LA MAGDALENA ACOGIÓ UN PARTICIPATIVO ACTO EUCARÍSTICO Y DE DESAGRAVIO DE LAS HERMANDADES SACRAMENTALES

Este jueves 21 de enero, en la Real Parroquia de Santa María Magdalena, magníficamente engalanada para la ocasión y organizada por su Hermandad Sacramental, se celebró el anual acto eucarístico conjunto y rotatorio de las Hermandades exclusivamente Sacramentales radicadas en las Parroquias de Santa María Magdalena, San Ildefonso, Sagrario de la Catedral, San Pedro Apóstol, Santísimo Redentor, San Gil y Stmo. Corpus Christi, las cuales fueron representadas en este acto, desarrollado con un estricto cumplimiento de las limitaciones derivadas de la pandemia, por la práctica totalidad de sus hermanos mayores. El Consejo de Hermandades estuvo a su vez representado por su secretario, D. José Carretero Guerra, sus delegados Sacramentales y el delegado del Jueves Santo.

Entre los invitados al acto se encontraban un considerable número de hermanos mayores, promotores sacramentales y otros miembros de juntas de gobierno de Hermandades, tanto Sacramentales como las que no ostentan dicho título, pero que tienen en la Eucaristía nexo común y guía.

La solemne ceremonia fue concelebrada junto con el clero parroquial y presidida por Excmo. y Rvdmo. Monseñor D. Juan José Asenjo Pelegrina, el cual en su homilía, glosó sobre la centralidad de la Eucaristía en la vida de Iglesia, concebida ésta como presencia real y verdadera de Nuestro Sr. Jesucristo, reiteración del sacrificio de la Cruz y como alimento y viático de los cristianos. Se alegró del claro incremento de los cultos sacramentales adorativos a cargo de las Hermandades y Parroquias sevillanas y recordó a María como mujer eucarística y mejor y más limpio tabernáculo. Monseñor Asenjo animó al gran número de asistentes a imbuirse en un verdadero espíritu de conversión, apoyado éste en el sacrificio personal y sobre todos en la oración contemplativa, siendo para ello todas nuestras corporaciones eucarísticas, fusionadas o no, vehículo idóneo de acercamiento a dicho sacramento, donde nos encontramos a Dios real y verdaderamente.

Con posterioridad, por parte del hermano mayor de la Sacramental de San Ildefonso, se manifestó el acto de desagravio ante Su Divina Majestad, concluyendo la ceremonia con la Solemnísima Procesión Claustral con el Santísimo por las naves del templo, acompañados por los numerosos fieles que, en el aforo establecido, llenaron el templo parroquial. Tras ella, se procedió a la bendición, reserva y salve.