Ntra. Sra. de Valvanera

 

Hermandad de Nuestra Señora de Valvanera

Parroquia de San Benito

 

 

Referencia histórica.- El monasterio benedictino de San Benito, antes a extramuros tuvo desde remotos tiempos presidiendo su retablo mayor a la Virgen de Valvanera, advocación de origen riojano. Había una congregación de castellanos, muy antigua, que le rendía sus homenajes, y después en 1725 fueron aprobadas sus reglas por el arzobispo Salcedo, quien se declaró su protector y hermano mayor. Era de las hermandades gremiales de Sevilla, vinculada con cierta preponderancia a los mercaderes de paños y lencerías.

Al faltar la comunidad benedictina, la Hermandad decidió trasladarse en 1855 a San Alberto, argumentando lo alejado que se encontraba el barrio de la Calzada (por esa razón, hay otra Virgen de Valvanera en la céntrica iglesia de San Alberto). Pero en 1875 volvió a resurgir la primitiva Hermandad del templo de San Benito, que en 1884 queda establecida de nuevo como Congregación de Señoras. Después de tres decenios sin salir procesionalmente, a partir de 1992 una nueva Junta presidida por doña Adoración Montes Clavijo ha conseguido logros impresionantes (reanudación del culto externo, pasado del manto, nuevo paso...), bajo la dirección espiritual del párroco don José Salgado. El 23 de Febrero de 2001 ha celebrado la Hermandad un trascendental cabildo de elecciones en que, para adaptarse a la nueva normativa diocesana, se permite por primera vez el acceso de varones a la Junta de Gobierno; sin embargo, vuelve a estar regida por una Hermana Mayor, aunque tal supuesto ya no resulta obligatorio ni excluyente.

Referencia artística.- Sin temor a equivocarnos, podemos decir que Nuestra Señora de Valvanera (traducción muy libre y barroquizada de su original románico en la sierra de Cameros) es una de las más augustas efigies de cuantas, con carácter de advocación importada, se veneran en esta Mariana Ciudad de Sevilla. A su antigüedad y unción religiosa, añade extraordinario empaque nobleza. Aparece sedente sobre un águila teniendo detrás un árbol. Delante se disponen las figuras arrodilladas de los dos piadosos varones que la descubrieron, tallas anónimas de hechura más moderna (quizá s. XIX o principios del XX). El conjunto equivale claramente a un "Misterio de Gloria": una escenificación escultórica, llena de colorido y amenidad.

El paso, estrenado el 27 de Septiembre de 1997, lleva canastilla y respiraderos de metal plateado, obra de Manuel de los Ríos, cuyo taller ha invertido seis meses para realizarlo. En sus cartelas figuran: la Virgen de los Reyes, de la Encarnación, San Benito, Sor Ángela de la Cruz y la fundadora de las Hermanitas de los Pobres, Juana Jugan, así como diversas representaciones marianas y escudo de la Hermandad. Es de por sí un buen paso, y si lo comparamos con las modestísimas andas anteriores, entonces pasa a adquirir un nivel francamente catedralicio o palaciego.

Datos curiosos.- Por falta sencillamente de espacio, apenas hemos aludido a un aspecto muy típico de ciertas procesiones de Gloria, como eran las Veladas en los barrios, en la festividad de sus Patronas o titulares. La de Valvanera en 1917 tuvo un presupuesto de 330,20 pts. (electricidad, banderas, guirnaldas, alquiler pianillo, cohetes...), quedando un superávit de 27 pts. que sirvió para pintar la parroquia de San Benito. ¡Cuánto darían hoy muchas de estas Hermandades para que hubiera siquiera un ligero superávit en sus cuentas...!

Momentos destacados.- La visita a las Hermanitas de los Pobres y el discurrir por las calles más interiores de la Calzada, el llamado antes barrio de la Viña.

Nuestra Señora de ValvaneraNuestra Señora de Valvanera
Nuestra Señora de ValvaneraNuestra Señora de Valvanera