Divina Pastora de Santa Ana

 

Real, Ilustre y Fervorosa Hermandad de la Divina Pastora de las Almas, Patrona del Deporte Nacional, y Santa Ángela de la Cruz

Real Parroquia de Señora Santa Ana

 

Referencia histórica.- El barrio trianero desde el siglo XIX tiene también su propia Hermandad de la Pastora, gracias al capuchino exclaustrado padre Miguel Mijares, que siendo cura de la Real Parroquia de Señora Santa Ana promovió con incansable celo su culto entre los feligreses. Él mismo buscó la imagen y el altar, costeado éste último por la infanta María Luisa Fernanda. Es curioso que los restos del citado capuchino aún reposan a los pies de la Divina Pastora, pues aunque se varió la ubicación de la imagen, también se dispuso el traslado de dichos restos. Don Antonio López Pérez, sucesor del padre Mijares en el cargo sacerdotal, quiso continuar su obra y como todavía no había Hermandad, con ayuda de los devotos la estableció el 12 de Diciembre de 1880. En 1881 la Pastora trianera recorrió por vez primera las calles de su nuevo redil, entre el entusiasmo de sus moradores.

Decaída luego la corporación por el cambio de los tiempos, otro párroco de Santa Ana, don José María Arroyo Cera, consiguió hacerla resurgir, reanimando la Junta de Gobierno con nuevos "fichajes", como decía con su peculiar gracejo. Tras el nombramiento de la Divina Pastora como Patrona del Deporte, la imagen fue paseada en barca por el río Guadalquivir (1964). Diversas entidades deportivas ofrecieron trofeos como recuerdo y hasta se colocó un azulejo con la imagen titular en el desaparecido estadio municipal de Chapina, pero después siguió otro período de inactividad, afortunadamente superado a partir de 1990, cuando un grupo de jóvenes encontró el apoyo y confianza del párroco don Juan Martín Pérez. Las nuevas reglas aprobadas en 1993 incluyen como cotitular a Santa Ángela de la Cruz.

En el año 2003 la Hermandad celebró con acierto el III Centenario del nacimiento de la Advocación, clausurando las celebraciones con la colocación de un retablo cerámico en la fachada principal de la Real Parroquia de Señora Santa Ana el 12 de Septiembre de 2004, día de la Función principal de Instituto. En el año 2005 también celebró la Hermandad el CXXV Aniversario Fundacional, destacando, entre los numerosos cultos y actos celebrados, la Solemne Misa de Pontifical presidida por el Cardenal Arzobispo de Sevilla, S.E.R. Fray Carlos Amigo Vallejo, el 11 de Diciembre de este mismo año. También en 2005 se aprueban las nuevas Reglas reformadas y adaptadas a las normas diocesanas.

Los días 3 y 4 de Mayo de 2008 la Divina Pastora permaneció en la S.M.P.I. Catedral de Sevilla para presidir el Pregón de las Glorias de María de la ciudad.

Referencia artística.- La imagen es debida al escultor decimonónico Gabriel de Astorga. Llama la atención por la hermosura de su semblante, moreno y con soñadores ojos negros, de un tipo similar al que ofrece la marinera Virgen de la Esperanza. Es la Pastora romántica, del mismo modo que la de Capuchinos es la Pastora neoclásica, mientras los ejemplares de San Antonio y de Santa Marina nos remiten a la risueña estética rococó.

Paso: Los respiraderos los hizo el orfebre Andrés Contreras en 1939, y el cuerpo superior (o canastilla de metal plateado) ha sido añadido en 1993 por Antonio Pérez Barrio.

En 2003 se estrenaron los actuales candelabros repujados, con basamento en forma de jarra y nueve luces, ejecutados por los talleres de Orfebrería Andaluza, quien también realizó el llamador figurando un angelito junto a la torre de Santa Ana. En la delantera va el clásico Niño vestido de pastorcito. Como todos los pasos pastoreños el conjunto goza de enorme atractivo visual.

Datos curiosos.- El interesante exorno del paso busca una ambientación silvestre y realista (girasoles, margaritas, hierbas aromáticas, etc.), a manera de risco o paisaje. En compañía del estupendo San José de talla de su parroquia, la Divina Pastora ha compuesto monumentales Belenes durante el tiempo navideño, sobre el presbiterio de Señora Santa Ana.

Momentos destacados.- Todavía con plena luz de la tarde pasa por la ribereña calle Betis, y ya en plena noche regresa en olor de multitud por San Jacinto y Pureza.

Divina Pastora de las Almas,Divina Pastora de las Almas,
Divina Pastora de las Almas,Divina Pastora de las Almas,