San Hermenegildo

 

Ilustre y Antigua Hermandad del Santo Rey Mártir Hermenegildo

Iglesia de San Hermenegildo

 

La Ilustre y Antigua  Hermandad del Santo Rey Hermenegildo, sita en Sevilla en su Iglesia propia al sitio de la Puerta de Córdoba, procede en sus orígenes de la reconquista cristiana de Sevilla en 1248 por el Santo Rey Fernando III.

La Hermandad funda hospital (ya existe en 1467 como se dice) dedicado al Santo Rey, que estuvo en la calle Azofaifo de la collación de San Julián, y se empleaba en la curación y cuidado de enfermos y pobres. En 1587 tuvo lugar la reducción de hospitales, extinguiéndose todos menos dos, el del Amor de Dios y el Espíritu Santo, y este de San Hermenegildo quedó en poder de su hermandad, y de él labraron dos casas para su renta.

Por el transcurso del tiempo hubo que reformar la primitiva Regla, y se hizo una nueva que aprobó el Licenciado Martín Fernández de Ugarte, Provisor de la ciudad y Arzobispado, por el Ilmo. Sr. D. Alonso Manrique, Inquisidor General, Cardenal y Arzobispo de Sevilla, ante Juan Pérez su Notario en 2 de septiembre de 1536.

A fines del s. XVI una vez que el Cabildo abrió un Postigo más amplio junto a la Torre-Puerta, el recinto de la antigua puerta ya inútil para su función defensiva fue entregado a la Hermandad para su capilla.

Aparte la antigua Hermandad de la Puerta de Córdoba, algunos caballeros quieren instituir nueva Cofradía caballeresca a San Hermenegildo conforme al espíritu primitivo, que unan a los ejercicios devotos los de caballería que ya se habían perdido. Formando Estatutos lo envían al Rey en su Consejo Supremo de Castilla con carta de 28 de septiembre de 1576, sin dar cuenta a la Ciudad de sus estatutos, lo que  fue causa de no tener efecto la nueva y queda como única Hermandad  la antigua de la Puerta de Córdoba. Con el mismo espíritu caballeresco, se funda nueva institución en 1670: el Real Cuerpo de Maestranza de Caballería de Sevilla, bajo la titularidad de Nuestra Señora del Rosario.

Aunque la Hermandad cuida del culto en la Puerta de Córdoba, residía en la vecina Parroquia de San Julián, agregada a la Hermandad. del Santísimo Sacramento, hasta que en 1598 se traslada a su capilla a instancias del licenciado V.P. Cristóbal Suárez de Ribera.

La concurrencia de devotos, y la pequeñez de la capilla, que sólo ocupaba el sitio bajo de la torre, obligó a la hermandad  a edificar una iglesia mas capaz. Para lo cual el Cabildo Municipal otorgó el terreno solicitado, por auto del 21 de agosto de 1606.

Dio comienzo la obra en lunes 26 de febrero de 1607. La hermandad la primera en ayudar, tenía escasos medios: solo 69 reales de fondo y 10.000 maravedíes de renta anual. Termina la obra a principios de 1616, provista de aderezos de Sacristía y plata en valor de 6.000 ducados. Con el ornato debido para decir Misa, se pide licencia a D. Gonzalo de Ocampo, Provisor del Ilmo. Sr. D. Pedro de Castro de Quiñones, Arzobispo de Sevilla, y habiéndola visitado en persona concede licencia para celebrar Misa en la nueva Iglesia, dada ante Francisco Ordóñez, su Notario, en 26 de Abril de 1616.

El templo se estrena con la mayor solemnidad en la Fiesta de Dedicación al Santo Rey y Mártir Hermenegildo, el domingo 28 de Abril de 1616 a cuyo día se transfiere su fiesta del 13 de Abril. En la tarde hubo Solemnísima Procesión con la imagen del Santo.

Nuevamente el Cabildo Municipal, concede sitio para casa del Administrador eclesiástico que nombra la hermandad, salas para la misma y sacristía, se labra contigua a la iglesia y con un jardín, por Acuerdo Capitular de 8 de mayo de 1616.

El retablo mayor a gusto del s. XVII, en madera de roble en su color, tiene tres cuerpos con ornamentación pictórica, al estilo de Alonso Vázquez y Francisco de Herrera el Joven, destacando una elegante escultura del Santo titular, en madera policromada, cuya prestancia y buena calidad hicieron atribuirla a Martínez Montañés.

La Iglesia la adorna aun más D. Melchor Maldonado con un Altar en el cuerpo de la Iglesia del lado del Evangelio, en que puso tres pinturas originales de Tiziano y otras del Mudo y de Peregrino Tibaldi, para entierro de su linaje. Dio también algunas posesiones para aumento de las rentas para el Administrador del templo.

Con el transcurrir del tiempo, la Hermandad sufre del decaimiento general por los nuevos aires ilustrados y de la Revolución Francesa de 1789. Con la invasión por Napoleón Bonaparte comienza la guerra de la Independencia. El 1 de febrero de 1810 la entrada triunfal en Sevilla encabezada por José I Bonaparte, supone un desastre. A su sombra se roban y pierden tantas obras artísticas en toda Sevilla por el Mariscal Soult, que no sería ajena la Iglesia de San Hermenegildo a la que se despojó de sus valiosas pinturas que después se repusieron por otras no tan buenas.

En 1831 se redactan nuevas Reglas (la 4ª) aprobadas por el Consejo Supremo de Castilla. Desaparece la figura del Hermano mayor, asumida por el rey Fernando VII, y quedan como máxima autoridad ejecutiva del Cabildo Oficiales los Comisarios 1º y 2º.

En la 1ª guerra carlista (1833-40), la Expedición del carlista jienense General Gómez recorre España de Norte a Sur y toma Córdoba. En 1836, Sevilla se fortifica en sus murallas y torres ante un posible ataque. La Hermandad se refugia en San Julián.. En el Plan de fortificaciones hacen tronera y almacenan municiones en la Iglesia. El General  Gómez se aleja hacia la Serranía más al sur. La Hermandad hasta 1840 no regresa a su Templo.

En 1868 con la llegada de la Revolución, el nuevo Consistorio revolucionario acelera el derribo de casi todas la Murallas y Puertas, (en 1861 ya empezaron los primeros derribos)  salvándose el tramo desde la Puerta de la Macarena a la Puerta de Córdoba por su mejor estado de conservación  (el 11 de enero de 1908 fueron declaradas Monumento Nacional, consideradas de construcción romana todavía).

La llegada de la 2ª República en 1931 supuso quedar en una de las zonas más revolucionarias de la ciudad, por dos veces quedó en llamas destruyeron la vecina Parroquia de S. Julián. No obstante la Hermandad siguió  celebrando sus cultos estos años.

El 14 de Marzo de 1950, los hermanos D. Tomas de Aquino García y D. José Sebastián y Bandarán, Pro. Capellán Real, solicitan al Ayuntamiento que tanto por inclemencias del tiempo, como por la intervención de los marxistas que en el año de 1936 se hicieron fuertes en aquellos lugares, la Iglesia necesitaba una pronta restauración y que se hiciera a cargo del Paro Obrero.  

En 1955 se realiza requerimiento por la Hermandad al Ayuntamiento de Sevilla de la necesidad de abrir para el culto estando terminado su interior, a falta de acabar la Portada y Campanario del nuevo acceso lateral de la nave.

Desde mediados de los 50, la Adoración Nocturna Española al Santísimo Sacramento establece concordia con la Hermandad para establecer su Sede Canónica. En los años 60 comienza la demolición casi completa del antiguo barrio de San Julián y el éxodo de la antigua vecindad, con una total transformación urbana de calles y edificaciones.

Tras las primeras visitas papales a Sevilla en 1982 y 1993, y comenzado el II Milenio D.C. permanece como testigo la lápida de la Hermandad de San Hermenegildo sita en su Iglesia de la Puerta de Córdoba: “ Oh tú cualquiera que pasas, venera rendido este lugar consagrado con la Sangre Santa del Rey Hermenegildo”. *LAUS DEO*

Página web: www.sanhermenegildo.es.tl