Ntra. Sra. de la Encarnación

 


Hermandad de Ntra. Sra. de la Encarnación

Iglesia de los Terceros.

 

La circunstancia de que la antigua Esclavitud se haya fusionado recientemente con la Cofradía de la Sagrada Cena, ha traído una nueva potenciación de sus cultos y el propósito de procesionar esta venerable imagen mariana en el futuro, razón por la cual se reseña con todos los honores y alabanzas en esta Web. Aquella primitiva Esclavitud fue fundada a mediados del siglo XVII por dos señores cuyos retratos se conservan. Tuvo gran pujanza pues edificó capilla, casa de hermandad y compás  propio al mismo tiempo que lo hacían los padres Terceros, a quienes había adquirido el terreno preciso para sus obras. La formaban personas de alto status social en Sevilla e incluso llegó a asistir económicamente a los frailes en momentos dificultosos para su comunidad.

La desamortización la afectó negativamente y aunque posteriormente pasó días mejores, ya nunca pudo recuperar su esplendor de antaño. Se tienen noticias de que antiguamente salía cada mes procesionalmente por el compás de los Terceros. El último culto externo que se registra fue la salida de la Virgen de la Encarnación en el Corpus de 1929. Durante mucho tiempo ha sido capiller de esta advocación don Salvador Domínguez Gordillo, tallista de profesión, fallecido en 1979 a la elevada edad de 102 años, padre del prestigioso y excelente historiador sevillano don Antonio Domínguez Ortiz. En Octubre de 1979 se hundió el techo de la capilla, lo cual obligó a buscar otro emplazamiento alternativo para la imagen.

Es obra de vestir del siglo XVII de acentuado carácter piadoso, con augusta frontalidad e hieratismo, casi en la misma línea de la Virgen del Voto. Como rasgo curioso, está cincelada en pequeño dentro de las advocaciones marianas que figuran en los respiraderos de la Esperanza Trinitaria. Son interesantes las imágenes de Santas Justa y Rufina que se veneraban en su altar, procedentes del antiguo convento de las Vírgenes, en la calle del mismo nombre; asimismo se conserva un cuadro de la Virgen de la Antigua, en una trinidad de advocaciones eminentemente clásica y sevillana.

Ntra. Sra. de la EncarnaciónNtra. Sra. de la Encarnación