Ntra. Sra. del Rosario (Humeros)

 

Hermandad de Nuestra Señora del Rosario

Ermita de Nuestra Señora del Rosario, en el barrio de los Humeros (calle Torneo)

 

 

Referencia histórica.- Su historia (muy bien estudiada por Romero Mensaque) constata la existencia en 1747 de un nicho donde se veneraba la imagen con tradicional fervor; la construcción de la capilla en 1761, con la ayuda de los vecinos gracias a la gestión personalista del mayordomo Miguel Liñán; reconstitución corporativa en 1784 y otra refundación en 1858. Durante el siglo XX se acusan diversos altibajos. Por ruina de la capilla la Hermandad residió temporalmente en San Vicente, desde 1969 a 1975.

En conjunto se trata de una de las más simpáticas Hermandades de Gloria, por haber sabido superar la modestia de sus recursos con abnegado entusiasmo juvenil; por haber sido avanzada de los nuevos tiempos al dar entrada por primera vez a una mujer en su junta; y por haber sabido conservar también su esencia antigua, plenamente identificada con ese enclave de la Sevilla marinera que se llama barrio de los Humeros, a la vera misma del Guadalquivir, casi reflejándose en sus aguas. Todo ello la convierte en un auténtico paradigma de la religiosidad popular sevillana, vivida con cierta personalidad propia, que se adapta a los nuevos tiempos dentro del amplio esquema pastoral diocesano.

Referencia artística.- La preciosa efigie de Ntra. Sra. del Rosario es una talla completa, considerada como obra de Jerónimo Roldán Serrallonga en 1761, aunque la documentación plantea ciertos interrogantes. Aparece sedente, con el Niño Jesús de pie sobre su lado derecho (insólita ubicación, pues resulta más frecuente el otro lado), muy deliciosamente esculpida, con gran suavidad y un encanto típicamente rococó. Su formato (85 cms.) la hace aún más asequible, más familiar y atractiva. La Virgen luce magnífico manto de terciopelo rojo con bordados antiguos en su parte delantera y el Niño una valiosa cruz de plata y nácar.

El mismo Jerónimo Roldán talló el Santo Cristo de la Paz (Crucificado del mismo tamaño que la Señora y que igualmente es titular de la corporación) y una efigie de San Antonio que se veneran en la capilla. Esta consta de bonita fachada con hornacina, muy sevillana, y de retablo de bastante mérito, recientemente documentado como obra de Lorenzo Pérez Caballero en 1764. Todo el patrimonio está muy cuidado, incluso el pictórico, gracias a recientes restauraciones. El curioso paso procesional se adquirió en 1927 y se caracteriza por llevar una sobrepeana (tarimilla o canastilla) de cobre repujado en su color. Los respiraderos son de madera oscura. Sus pequeñas dimensiones se ajustan a la talla, guardando esa escala familiar que parece distintiva de esta Hermandad.

Datos curiosos.- Señalemos el rasgo singular de que la procesión se inicie antes del amanecer, haciendo estación en el convento de las Capuchinas y regresando ya enteramente bajo la luz matutina. También debemos anotar los finos, elegantes y cuidados exornos florales, a base generalmente de nardos y rosas. Esta corporación posee carta de Hermandad con las citadas Monjas Capuchinas.

Momentos destacados.- Pocas veces podrá señalarse con tal unanimidad y con tanto convencimiento. Y no es otro que el tránsito por calle Dársena, entre canciones y lluvia apoteósica de flores, ya hacia el mediodía de la fiesta de la Hispanidad. Sin duda, uno de los instantes mágicos e inolvidables de las "Glorias Sevillanas".

Dirección Web: http://www.humeros.org/

Nuestra Señora del RosarioNuestra Señora del Rosario
Nuestra Señora del RosarioNuestra Señora del Rosario