Ntra. Sra. del Rosario (San Vicente)

 

Real e Ilustre Hermandad Sacramental de Nuestra Señora del Rosario, Animas Benditas del Purgatorio y Primitiva Archicofradía del Sagrado Corazón y Clavos de Jesús, Nuestro Padre Jesús de la Divina Misericordia, Santísimo Cristo de las Siete Palabras, María Santísima de los Remedios, Nuestra Señora de la Cabeza y San Juan Evangelista.

Parroquia de San Vicente

 

Se fundó esta Hermandad en 1672 con motivo de las predicaciones de los misioneros jesuitas Tirso González y Juan Guillén, rigiéndose por la Regla de la Hermandad del Rosario del Salvador hasta que en 1692 se aprobase una propia, debido a la creciente importancia que iba teniendo el rezo del rosario. 

En 1755, a consecuencia de no haber sufrido daños su capilla por el terremoto, acordó realizar una función a la Virgen, que después sería la Principal de Instituto, culminando así la Novena, que comenzaba el día 24, coincidiendo con el inicio del Jubileo Circular, que tiene aún concedido la Hermandad.

En 1788 formó nuevas Reglas, aprobadas por el Consejo de Castilla. Tenía como titulares a Cristo Crucificado y la Virgen del Rosario, y ocupaba una capilla en la nave de la epístola junto al altar mayor, a la cual en 1871 se unió otra aledaña, colocándose un altar procedente del suprimido Convento del Carmen. Sin embargo, en 1884, atendiendo a la solicitud de la Hermandad Sacramental, se colocó a la imagen de la Virgen en el retablo mayor de la Capilla del Sagrario, considerándosele de forma simbólica desde entonces Patrona de la feligresía de San Vicente.

En 1945 la capilla de la Hermandad se cedió en usufructo a la Hermandad de las Penas, fusionándose la Hermandad del Rosario dos años después con la del Santísimo Sacramento y Ánimas Benditas del Purgatorio de la propia Parroquia de San Vicente. En 1966 lo haría con la Archicofradía de Penitencia de las Siete Palabras. A lo largo de su existencia, la salida profesional no ha sido muy constante, siendo los finales del siglo XVIII y comienzos del XIX la época en que más veces recorrió las calles de la feligresía. Durante el siglo XX la imagen procesiona de manera irregular, y es en el XXI cuando se afianza la procesión desde que en el año 2003 se recuperara. En la actualidad se le dedica solemnes besamanos y triduo en el mes de octubre, seguidos de función y procesión el 1 de noviembre.

Referencia artística.- La imagen de la Virgen del Rosario ha venido sufriendo diversas atribuciones, aunque parece ser una imagen ejecutada en el XVII, en su origen de talla completa a la que en el siglo XVIII se le mutiló para ser revestida con ropaje de tela. En una acertada restauración llevada a cabo en 1983 por Francisco Peláez del Espino y Manuel Escamilla Barbas se le reconstruyó su talla completa. Presenta un leve contrapostto, adelantando la rodilla izquierda y girando la cabeza en ese sentido. Lleva en la mano izquierda una imagen del Niño Jesús y con la derecha sostiene un cetro, que es la pieza de orfebrería más moderna que posee, obra de Rojas (siglo XIX), pues las coronas, ráfagas y media luna están documentadas como obras de José de Guzmán (1778-1779), todo en plata de ley. Conserva de su ajuar procesional el manto, saya y vestido del Niño Jesús realizados por Manuel María Ariza, en 1863.

Datos curiosos.- Se perdió el originalísimo paso, cuyos respiraderos llegaban al suelo, careciendo de faldones, del que sólo se conserva la peana, realizada por Juan José Villarica Hurtado de Mendoza (1814). Además existen dos antiguos Simpecados, ambos bordados sobre terciopelo rojo, de Vicente Paradela Espinosa y Criado (1778), con lienzo de Francisco Ximénez (1777); y otro de Juan Narciso de Alarás (1800), con lienzo de Manuel María de la Vega, actualmente en desuso, y una Cruz procesional, de José Tiburcio González (1797).

Dirección Web: http://www.siete-palabras.com/

Nuestra Señora del RosarioNuestra Señora del Rosario
Nuestra Señora del RosarioNuestra Señora del Rosario
Nuestra Señora del RosarioNuestra Señora del Rosario