El Cachorro

Pasos: Dos

Pontificia, Real e Ilustre Hermandad y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Expiración y Nuestra Madre y Señora del Patrocinio en su Dolor y Gloria. 

Basílica del Santísimo Cristo de la Expiración. (Dos «pasos»).

 

Procedente esta Hermandad de la fusión, en 1689, de dos antiguas corporaciones trianeras: la del Santísimo Cristo de la Expiración y la de Nuestra Señora del Patrocinio. Esta última, de cuya existencia se conocen datos de un siglo aún más atrás, pudiera también provenir de la remota de Nuestra Señora del Rosario o de las Cuevas.

Asentada invariablemente durante centurias en su capilla propia del barrio de Triana (en 1960 fue bendecido el nuevo templo que ha absorbido al antiguo como Sagrario, fue dedicado el 15 de diciembre de 1999 al Stmo. Cristo de la Expiración), dos aportaciones espirituales la han distinguido siempre.

De un lado la veneración a la Virgen como protectora especialísima del linaje humano y la consecuente creencia en su capacidad mediadora, creencia que se renueva con solemne juramento cada año y que está en consonancia con la advocación de su Imagen Titular. Como día señalado celebra la Hermandad, en noviembre, la Festividad del Patrocinio de Nuestra Señora, instituida en 1656 por el Papa Alejandro VII a petición de Felipe IV, monarca que según la tradición estuvo orando ante la gloriosa y mariana efigie.

De otro lado, la impresionante figura del crucificado que mueve a la conversión. Representa el instante de la muerte de Jesús y ciertamente este Cristo de la Expiración -«El Cachorro», como le llama el pueblo- , obra de Francisco

Antonio Gijón de 1682 y canto de cisne de la imaginaría barroca, sintetiza en su moribunda agonía al Dios Salvador y al hombre sufriente. Unión hipostática que la saeta expresó con sencillez al describirlo como "retrato del Dios verdad". Presenta detalles difíciles de superar, como la boca entreabierta que deja ver hasta la garganta, los signos premortales en las pupilas, su paño de pureza agitado por la tormenta de la hora nona.

En su desfile del Viernes Santo se presenta ésta portentosa escultura sobre unas modernas andas neobarrocas, talladas y doradas, ejecutadas en 1974 por Guzmán Bejarano, con interesantes relieves pasionistas, arcángeles y profetas en plata de ley, obra de Juan Borrero.

La Virgen del Patrocinio, en su versión Dolorosa-pues la antigua que da origen a la corporación es de carácter gozoso y de reducidas dimensiones - es talla contemporánea de Luis Alvarez Duarte y recuerda a la que anteriormente poseía la Hermandad que desapareció en el incendio que en 1973 sufriera la capilla, en el que resultó afectado también el Cristo, posteriormente restaurado.

El «paso» en que se contempla la Virgen es una pura filigrana. Los bordados del palio y el manto (en malla de oro y terciopelo burdeos, respectivamente) son obra de los talleres de Olmo, de la década de los 20, diseñados en estilo barroco-persa por Herminia Alvarez Udell. en las orfebrerías han intervenido Ferrer, Bautista, García Armenta, Marmolejo y últimamente Villarreal. Sobresalen los vistosos candelabros de cola, los varales, jarras, candelería corona de oro de la Santísima Virgen y una pequeña Imagen de la Virgen del Rocío que entre las de San Isidoro y San Leandro luce en la delantera.

En su cuerpo de nazarenos llama la atención la Cruz de Guía de carey y sus faroles, los paños del Senatus y las bocinas, inspirados en los bordados del palio al igual que el estandarte. Precioso Sinelabe y famoso sobre todo el Mediatrix, guión bendecido en 1926 actuando de madrina, S.A.R. la Infanta Dª. María Luisa de Orleáns, camarera de la cofradía, y cuyo significado proclama la creencia anteriormente aludida.

TÚNICAS: De capa de lana blanca con el escudo de la cofradía y túnica negra con antifaz del mismo color con la Cruz de San Juan. Cíngulo y botonadura también blancos.

Dirección Web: http://www.hermandaddelcachorro.org

Santísimo Cristo de la ExpiraciónSantísimo Cristo de la Expiración
Nuestra Madre y Señora del PatrocinioNuestra Madre y Señora del Patrocinio