Sagrario

 

Pontificia e Ilustre Archicofradía del Santísimo Sacramento del Sagrario de la Santa Metropolitana y Patriarcal Iglesia Catedral de Sevilla.

 

 

Una venerable tradición afirma que la Hermandad Sacramental del Sagrario de la Catedral fue fundada por Doña Teresa Enríquez, "La Loca del Sacramento", en 1511, año en que llegó a Sevilla como integrante del séquito del Rey Fernando el Católico y de su segunda esposa Germana de Foix. Traía consigo la famosa Bula Pastoris Aeternis expedida en Roma el 21 de agosto de 1508 por el Papa Julio II, concediendo indultos y especiales privilegios para las cofradías eucarísticas que se iban instituyendo bajo el patrocinio de tan noble Dama en todos los reinos españoles.

A finales del siglo XVI se había extraviado la primitiva Regla, aprobándose otra el 21 de mayo de 1589 por el Provisor y Vicario General del Arzobispado hispalense el Lcdo. Bernardino Rodríguez. Poco después, el 17 de noviembre de 1607, era el Provisor D. Jerónimo de Leiva quien ratificaba unas nuevas Ordenanzas. Como era preceptivo, el Real y Supremo Consejo de Castilla aprobó otras Reglas el 19 de octubre de 1787. Las últimas por las que se rige datan del 26 de abril de 1993.

En 1615 acordó dotar anualmente una fiesta a la Inmaculada Concepción, formulando un juramento o voto de sangre para defender la Pureza sin Mancha de María el 23 de marzo de 1653.

Esta Archicofradía se encuentra incorporada en la del mismo título de Santa María sopra Minerva del Orden de Predicadores de la ciudad de Roma, en la Pía Unión del Sagrado Corazón de Jesús y en la Orden de los Monjes Cartujos. Sus fines son fomentar el culto público a la Sagrada Eucaristía y concurrir acompañando al Excelentísimo Cabildo Catedral en las procesiones que éste celebra. Dispone su anual procesión de impedidos en la mañana de la Dominica in albis, esto es, el segundo domingo de Pascua. Además de asistir corporativamente a los cultos organizados por el Cabildo catedralicio, por sí misma los tributa en honor del Niño Jesús, San Sebastián, Cristo del Perdón, Santas Justa y Rufina y San Millán de la Cogolla. Su Función Principal de Instituto tiene lugar el domingo siguiente a la festividad del Corpus.

Su patrimonio artístico es verdaderamente admirable. Pieza príncipe de la escultura barroca sevillana es su hermosísimo Niño Jesús, obra señera de Juan Martínez Montañés en 1606. En el Corpus grande procesiona dentro de un templete de plata decimonónico, concebido originalmente como custodia. Su colección pictórica aparece encabezada por el célebre lienzo del Triunfo de la Eucaristía, debido a Francisco de Herrera "el Mozo" en 1656. Con posterioridad, en 1690, el pintor Matías de Arteaga, cofrade de la corporación, ejecutó una formidable serie de nueve óleos de temática eucarística. Posee, además, valiosas piezas de orfebrería y bordados, destacando de entre estos últimos el Guión, fechado en 1789, y el Simpecado, de similar cronología, ambos recientemente restaurados.