Numero 722 - Abril 2019

 

Sumario

   
239 Editorial
 

Vivir la Semana Santa

 

241 Tribuna
 

Cofrades omniscientes
Rafael Jimenez Sampedro

De toda la vida
José Manuel Jiménez Calvo de León

 

243 Del Consejo
 

Se celebró el XLIII Vía Crucis de las cofradías, presidido por el Cristo de la Conversión
Mesa redonda sobre los aspectos jurídicos de los menores en las estaciones de penitencia
Convivencias de las hermandades del Lunes Santo y de las del Viernes de Dolores y Sábado de Pasión
Homenaje a los hermanos mayores y consejeros de Gloria salientes
Encuentro de pregoneros de las Semanas Santas de Sevilla, Cádiz y Jerez
Actividades del proyecto «Fraternitas»
El número de marzo se presentó en la capilla de Montserrat

 

251 Noticias
 

Estrenos y restauraciones previstos por las cofradías de penitencia para sus salidas procesionales de 2019
Negritos. Cartel e insignia de la coronación
Resurrección. La Virgen saldrá bajo el palio de La Estrella
Monte-Sión. Nuevo mantolín para el Señor
Santa Genoveva. Proyecto de orfebrería para el paso de Virgen
Estudiantes. Nuevo paso para el Cristo
Dolores de Torreblanca. Logotipo del XXV aniversario fundacional
San Gonzalo. Nuevas preseas para las imágenes titulares
Santa Marta. Relicario
Divina Pastora y Santa Marina. Bastón de mando del general jefe de la Fuerza Terrestre
Sierra. Elegida la nueva junta de gobierno
Valvanera. Adoración Montes elegida hermana mayor
A mi amigo Rafael González Serna

 

261 Exposiciones
 

Soledad universal
José Manuel Jiménez Calvo de León

En la céntrica sede social del Círculo Mercantil e Industrial pudo visitarse desde el 23 de febrero hasta el 7 de marzo la exposición denominada Soledad universal, organizada para conmemorar el trigésimo aniversario de la Confederación Nacional de Hermandades y Cofradías de la Soledad, de ahí que las corporaciones participantes no se limitaran a la capital hispalense ni a su provincia. Asimismo, a pesar de que la organización estuvo a cargo de una entidad nacional, la exposición -comisariada por Ramón Cañizares Japón- puede calificarse como internacional en tanto que se mostraron enseres de la Hermandad de la Soledad de Lima, capital de Perú.

Estrenos y restauraciones de la Semana Santa 2019
Emilio José Balbuena Arriola

Entre el 16 y el 24 de marzo tuvo lugar en el Círculo Mercantil e Industrial de Sevilla la exposición dedicada a los Estrenos y restauraciones de la Semana Santa de 2019. Por tercer año consecutivo esta querida institución acoge la herencia de la ya casi olvidada en el tiempo exposición de estrenos que se celebraba en el Salón Colón del Ayuntamiento de Sevilla. En la inauguración de esta muestra participaron además del presidente de la institución que cobijaba la muestra Práxedes Sánchez Vicente, dos de los comisarios Rafael Jiménez Sampedro y José Roda Peña, que hicieron un recorrido por las nuevas obras y las restauraciones que se exponían; a continuación, tomó la palabra Francisco Vélez de Luna, presidente del Consejo General de Hermandades y Cofradías y cerró el turno de intervenciones Juan Espadas Cejas, alcalde de Sevilla. Participaron en esta exposición dieciocho hermandades (Cristo de la Corona, la Milagrosa, Padre Pío, Pasión y Muerte, La Estrella, La Hiniesta, Jesús Despojado, la Paz, San Roque, La Redención, San Gonzalo, Santa Genoveva, la Candelaria, El Baratillo, El Cristo de Burgos, La Lanzada, Las Siete Palabras y El Valle) que mostraron treinta y tres obras, tanto de nueva creación como restauradas.

Amarguras. 100 años de la reinvención regionalista de Sevilla
Emilio José Balbuena Arriola

Coincidiendo con la efeméride del centenario de la composición de la marcha Amarguras, entre el 12 y el 17 de marzo tuvo lugar en patio de la Fundación Cajasol de la plaza de San Francisco, la exposición titulada Amarguras. 100 años de la reinvención regionalista de Sevilla, promovida por la corporación de San Juan de la Palma. Una interesante muestra documental y de enseres y objetos, que junto a la aportación multimedia de un documental titulado Universo Amarguras, creado por Javier Comas y Pablo Franco y unos grandes paneles explicativos que rodeaban el entorno expositivo daba una visión general y contextualizada de la importancia del que es considerado himno de la Semana Santa de Sevilla.

 

267 Reportaje
 

El paso procesional de Nuestro Padre Jesús de la Humildad
Juan Manuel Bermúdez Requena

Han pasado justamente 25 años desde la incorporación de un nuevo paso de Cristo a la Semana Santa de Sevilla -el del Decreto de la Santísima Trinidad- excepción hecha de los de las cofradías incorporadas a la nómina desde entonces. La Hermandad del Cerro entra en ese grupo ahora de ocho cofradías con tres pasos (Amor, Cena, Cerro, San Benito, Siete Palabras, Valle, Trinidad y Santo Entierro). Sobre la imagen, los pormenores de la realización del paso, y todo lo que supone su incorporación al cortejo de la cofradía queremos tratar en extenso en este reportaje.

 

274 Entrevista
 

Charo Padilla, pregonera de la Semana Santa de Sevilla: Ser cofrade es creer firmemente en todo aquello que dices que crees
Emilio José Balbuena Arriola

Cuando las luces invaden los días y el aroma de la bella flor blanca, tan deseada por todos los cofrades embriaga a la ciudad, cuando la víspera palpita por las entrañas de Sevilla, la pregonera nos desvela aspectos de sus sentimientos y pensamientos sobre el anuncio de la Semana Mayor, que tendrá lugar el Domingo de Pasión, 7 de abril de 2019 en el teatro de la Maestranza.

Manuel Martín Fajardo, pregonero de las Glorias: El pregón es un sueño
Irene Astorga Pedrero

En la Puerta Real se respiran versos con aroma a Gloria. Manuel Martín Fajardo (23 de diciembre de 1994) recibe al Boletín de las Cofradías en el lugar donde tiene los mejores recuerdos de su más tierna infancia: la capilla de las Mercedes. Este joven estudiante de Derecho, que lleva toda la vida a los pies de la Virgen de las Mercedes, será el encargado de pregonar a las glorias de la ciudad de Sevilla el próximo 26 de abril en la Santa Iglesia Catedral de Sevilla.

 

279 Música
 

Clásica y renovada Centuria
Francisco Luis Durán Ordóñez

Comentario del disco “Roma”, de la Banda de Cornetas y Tambores de la Centuria Romana Macarena.

 

281 Convocatorias
   
282 Exaltación
 

El contrato de alquiler de las antiguas figuras secundarias del misterio de la Exaltación en 1660
José Roda Peña

Un interesante documento, localizado en la sección de protocolos notariales del Archivo Histórico Provincial de Sevilla, y del que solo se conocía un pequeño extracto mal transcrito y de contenido casi ininteligible, nos revela que la Cofradía de la Exaltación, antes de contratar en 1678 la realización de su paso de misterio –talla e imaginería, menos el Crucificado titular– con el ensamblador Cristóbal de Guadix y el escultor Luis Antonio de los Arcos, procedía cada año al alquiler de sus figuras secundarias, pues no las tenía en propiedad.

Apuntes iconográficos al misterio de la Elevación de la Cruz en Sevilla
Francisco Javier González García

La tarde del Jueves Santo contempla uno de los pasos de misterios más hermosos que se pueden ver dentro del ciclo pasional hispalense, su escenografía actual es el resultado de una evolución que vería su culminación con las transformaciones acometidas en la segunda mitad del siglo XX. Antes de comenzar el pertinente estudio es necesario establecer como el momento debe conocerse como levantamiento o erección de la Cruz como siempre se ha conocido en el Arte, si bien el culto conocido a la Cruz en la festividad de su Exaltación presta la advocación al misterio por interpretación de los hechos resultando una simbiosis al concentrar el levantamiento de la Cruz y de Nuestro Señor en la misma al mismo tiempo, describiendo de esta forma el instante en el que tras ser enclavado por los sayones elevan el pesado madero para colocarlo verticalmente e introducirlo en un hoyo excavado en la tierra para la ocasión, una escena con más contenido narrativo que litúrgico sin tanta transcendencia en las artes plásticas como la que podríamos considerar su antagonismo: el Sagrado Descendimiento del Cuerpo de Cristo.

1751: Una tentativa fallida de ampliar la carrera oficial por el corral de los Olmos
José Julio Gómez del Trigo

La reciente apertura de la biblioteca Rector Machado y Núñez, en la avenida de la Guardia Civil, en la que se ha puesto a disposición del público el fondo antiguo del archivo histórico de la Universidad de Sevilla, va a suponer sin lugar a dudas el conocimiento de documentos hasta el momento inéditos en determinados casos. Dentro de los manuscritos correspondientes al legado de Montoto, encontramos uno titulado «Sucinta noticia de lo acaecido en las procesiones de Semana Santa en el día 9 de Abril de este presente año de 1751 en la Ciudad de Sevilla», de autoría anónima, que viene a concretar algunos aspectos relacionados con los sucesos ya conocidos que sucedieron en aquella Semana Santa de hace algo más de dos siglos y medio.

La Hermandad de la Exaltación y la estampa devocional hispalense durante la Ilustración
Juan Carlos Martínez Amores

Con la aprobación por parte del Consejo de Castilla de nuevas reglas en 1788, la Hermandad de la Exaltación va a experimentar unos importantes cambios que supondrán la apertura de una nueva etapa en su dilatada historia. Estos cambios traerán consigo la revitalización y modernización de la misma –impuesta por el Estado– que se reflejará en hechos como elaborar un nuevo libro de registro de hermanos y otro de inventario, en definitiva se trataba de transformarla desde el punto de vista jurídico y corporativo. Lógicamente no estamos ante un hecho surgido de forma espontánea y súbita sino que el mismo se vendría gestando desde años atrás en el contexto de una sociedad que experimentaba la cruda ruptura con el Antiguo Régimen, y que –como ha sucedido desde sus orígenes– afectó a las cofradías de pleno al ser estas parte activa e intrínseca de dicha sociedad. Al igual que para la mayoría de las hermandades, será una época de vital importancia para la de Santa Catalina, sabiendo esta adaptarse a las nuevas circunstancias y encarando el naciente siglo con una relativa estabilidad que perdurará –salvo el desdichado paréntesis de la francesada- hasta los comedios de la centuria. Ello se ve reflejado en la frecuencia con que realiza su estación penitencial, que practica con relativa regularidad desde mediados del Setecientos.

Noticias y curiosidades de la Hermandad de la Exaltación en 1828
Francisco Manuel Delgado Aboza

Como era frecuente entre las hermandades sevillanas en esta época, la de la Exaltación atravesaba en 1828 un difícil momento económico, situación agravada, sin duda, por los gastos que significó el estreno de un nuevo paso de misterio en la Semana Santa del año anterior. Pese a todo, y con buena disposición, el 2 de marzo de 1828 se celebró cabildo general para tratar, entre otros asuntos, de la salida de la cofradía en la tarde del Viernes Santo. Dicha reunión se fijó a las siete de la tarde, desarrollándose en la sacristía de la parroquia de Santa Catalina; asistiendo un total de cuarenta y un hermanos, entre ellos cuatro oficiales y seis diputados de hacienda. Ante la ausencia del teniente hermano mayor, recordemos que en 1827 se verificó la aceptación como hermano mayor efectivo del rey Fernando VII, se habilitó para dicho cargo –únicamente para este acto– a Vicente Manuel García, uno de los mencionados diputados de hacienda. Tras el rezo de las «preces de estilo», el citado oficial «tomó la palabra para espresar que eramos reunidos con el fin de tratar sobre la salida de Cofradia y como para verificarlo se originaban gastos de concideracion era indispensable se hiciesen los mayores esfuerzos para salir con el proyecto en cuya atencion suplicaba que cada hermano de por si franquease lo que generosamente pudiese».

El género de la marcha procesional en la Hermandad de la Exaltación
Emilio José Balbuena Arriola

Dentro del género de la marcha procesional para bandas de música la Hermandad de la Exaltación posee en su archivo histórico un buen número de composiciones de notable interés, como las compuestas por el gran músico Manuel López Farfán. Fueron tres las marchas dedicadas a esta corporación del Jueves Santo y entre ellas la más antigua de su producción musical dentro de esta tipología musical, El Cristo de la Exaltación, compuesta inicialmente en junio de 1896 bajo el título de En mi amargura y dedicada a Leonor Navarro y Carnero, madre del maestro de capilla de la catedral de Córdoba. Diez años después renombraría esta pieza al titular de la Hermandad de la Exaltación, convirtiéndose en la primera de las dedicadas a la hermandad.

Altares de la Hermandad de la Exaltación en torno a la restitución de la actual imagen de la Virgen de las Lágrimas
Víctor José González Ramallo

La Hermandad de la Exaltación es una de las cofradías históricas de penitencia que lleva más tiempo afincada en el mismo templo. En la iglesia de Santa Catalina de Alejandría tomó a censo perpetuo en 1701 la capilla mudéjar conocida como de Nuestra Señora de la Encarnación adyacente a la nave de la epístola, si bien ya venía haciendo uso de la misma desde 1678 por permiso de sus patronos, los herederos de Gaspar Pérez y consta su presencia en la misma iglesia desde al menos principios de esa centuria. Sus imágenes pasionistas titulares, el Santísimo Cristo de la Exaltación y María Santísima de las Lágrimas, son también fechables en la segunda mitad del siglo XVII. La talla de la Virgen ha sido intentada remplazar, pese a su valía y antigüedad, en varias ocasiones. En 1969 la propuesta de una parte de la junta de gobierno de su sustitución por una talla de Luis Álvarez Duarte fue rechazada por aclamación. Sin embargo, entre 1913 y 1932 la antigua Virgen de las Lágrimas fue sustituida en el paso de palio y en el altar de la hermandad por una dolorosa donada por don José de Castro y Mendoz3 avencidado en el número 4 de la plaza de la Encarnación. En este clásico corral de vecinos conocido como corral de Miura se celebraba una velada en honor de esta imagen atribuida sin fundamento al taller de Pedro Roldán y que previamente había sido cedida a una cofradía malagueña bajo la advocación de Virgen del Amor Hermoso.

En un proceso de restauración desaparece una antigua dolorosa de la Hermandad
de la Exaltación
José María Lobo Almazán

Aun cuando pueda parecer muy alarmista el titular del artículo, no se exagera en absoluto, debido a lo sucedido en el pasado con una dolorosa que, bajo la advocación de Nuestra Señora de las Lágrimas, estuvo procesionando desde 1914 a 1933 con la Hermandad de la Exaltación.Siendo esta corporación donataria de una imagen dolorosa, propiedad de don José Castro y Mendoza y con unas condiciones contraídas con el mismo, de obligado cumplimiento, para la continuidad de la donación, como que la imagen no quedase sin culto y veneración del pueblo, sino todo lo contrario, que se le diese culto principal como Imagen titular y saliese bajo palio en la Semana Santa; la hermandad mantuvo intacto el espíritu de la donación hasta el momento en que decidió que no procesionase en su estación de penitencia del Jueves Santo.

La Casa de Alba y la Cofradía de la Exaltación
Enrique Guevara Pérez

La estrecha relación de la Casa Ducal de Alba con las cofradías es algo que no escapa al conocimiento, si bien el período de vida de la difunta Cayetana de Alba (1926-2014) propició una ligadura estrecha que la llevó a pertenecer a varias hermandades. Consabidas estas tesituras de la aristócrata con las cofradías sevillanas, queremos apuntar la misma relación, y quizás menos conocida, que igualmente mantuvo la duquesa con la Cofradía de la Exaltación, nada extraño si tenemos en cuenta la cercanía de la casa al templo de Santa Catalina y que su padre, Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó, llegó a ostentar el cargo de hermano mayor de la corporación entre 1939 y 1943, siendo además que durante su mandato se acordó que la junta de gobierno extendiera sus funciones al período de tres años, y no a nueve meses como se hacía hasta 1940, argumentando que en tan escaso período de tiempo los responsables de los cargos no podían llevar a cabo una buena labor.

Retablos y azulejos de la Hermandad de la Exaltación
Martín Carlos Palomo García

Con motivo de la dedicación de este número especial del Boletín de las Cofradías de Sevilla a esta querida hermandad del Jueves Santo visitamos su sede canónica, la iglesia de Santa Catalina, así como su casa de en calle Navarros y sus dependencias en la calle Gerona, con objeto de reseñar su patrimonio en azulejería.

Breve referencia poética sobre la Hermandad de la Exaltación
Juan Manuel Labrador Jiménez

Otro año más llega la Cuaresma, o mejor dicho, otro año más avanza la Cuaresma cuando el Boletín de las Cofradías de Sevilla saca a la luz un nuevo especial de Semana Santa, dedicado en esta ocasión a una corporación penitencial cuyo principal estreno para esta venidera estación de penitencia es su regreso, después de casi tres larguísimos e interminables lustros, a la que es su casa, su sede, su templo: Santa Catalina. La Hermandad de la Exaltación es, por tanto, la protagonista de la portada de este ejemplar, cuyo número suele ser el más esperado anualmente, y por este motivo hemos querido indagar en ese patrimonio inmaterial pero de hondo valor como es la poesía inspirada por sus benditas imágenes titulares a través del tiempo.

 

336 Arte
 

El primitivo Crucificado de la Sangre de Triana
Francisco Amores Martínez

Puede decirse que la revolución del año 1868 fue el triste colofón a un siglo verdaderamente desastroso para las hermandades y cofradías de Sevilla, que dio la puntilla a algunas corporaciones que a duras penas habían sobrevivido a los estragos de la invasión francesa y de las desamortizaciones eclesiásticas de la primera mitad de aquella centuria. Una de ellas fue la Hermandad del Santísimo Cristo de la Sangre y María Santísima de la Encarnación, establecida en una suntuosa capilla en la cava vieja de Triana desde mediados del siglo XVI, desde la cual efectuaba anualmente su estación de penitencia hasta la iglesia parroquial de Santa Ana en la tarde del Viernes Santo, llegando a cruzar el puente para dirigirse a la catedral de Sevilla en tres ocasiones a partir del año 1845. La mencionada revolución de 1868 provocó la clausura de este templo, que cinco años más tarde fue derribado, subastándose su solar. Aunque la hermandad ya arrastraba entonces una acusada decadencia, la supresión de la capilla ocasionó su definitiva extinción, si bien sus imágenes titulares se salvaron al ser trasladadas en primera instancia a otros templos del arrabal trianero, mientras que la mayor parte de los demás objetos de culto fueron cedidos por el Arzobispado a la parroquia de la localidad sevillana de Los Palacios en el mes de octubre de aquel mismo año 1874. La imagen gloriosa de la Encarnación se llevó a San Jacinto, y el crucificado de la Sangre pasó a ser, según nos informa José Bermejo, «titular de la cofradía de un pueblo, cuyo nombre desconocemos», mientras que la efigie dolorosa de la Encarnación sería cedida oficialmente el día 3 de marzo del año siguiente al párroco de San Benito de la Calzada de Sevilla. En este último templo, al calor de la Virgen surgiría a comienzos del siglo XX la nueva Hermandad de la Sagrada Presentación de Jesús al Pueblo, que por este motivo se precia de considerar como su antecedente histórico a aquella desaparecida cofradía trianera de la Sangre. Pues bien, en el presente trabajo nos proponemos dar a conocer el nombre de la localidad a la que fue a parar en 1876 la imagen del que había sido su crucificado titular desde mediados del siglo XVI. El destino definitivo de la talla no fue otro que la ciudad de Sanlúcar la Mayor, y la cofradía que la solicitó para sí la de la Santa Vera Cruz, una de las más antiguas de aquella población. Y allí se conserva aun afortunadamente la primitiva efigie, según veremos seguidamente, aunque no en la capilla de la mencionada corporación.

La intervención de Leonardo de Figueroa en la capilla del Dulce Nombre de Jesús
del convento sevillano de San Pablo (1700-1706)
Álvaro Pastor Torres

La figura del arquitecto Leonardo de Figueroa y Reina (Utiel, Valencia 1654 -Sevilla, 1730) todavía está lejos de tener su monografía definitiva como ya apuntó en su día uno de sus biógrafos, el profesor Rivas Carmona. Cada cierto tiempo van apareciendo nuevas noticias sobre su vida y su obra que llenan, tan solo en parte, huecos significativos sobre el largo quehacer vital y artístico del fundador de la más ilustre dinastía de proyectistas sevillanos del siglo XVIII, si bien recientemente el arquitecto José Manuel Higuera Meléndez ha clarificado numerosos aspectos de su vida, como su nacimiento accidental en el Levante, su infancia en Antequera, su llegada a Sevilla con diez años o su formación con el maestro albañil José García, además de dar noticias de su familia, su testamento y de otras obras hasta ahora desconocidas. En este contexto hemos de incluir estas líneas sobre la intervención del maestro en la capilla del Dulce Nombre de Jesús, del antiguo convento dominico de San Pablo, reconvertido hoy en la parroquial hispalense de Santa María Magdalena.

Enseres de la Archicofradía Sacramental del Sagrario para los palios de las cofradías del Silencio, Amor y Gran Poder (1813-1820)
Juan Manuel Bermúdez Requena

Terminada la Guerra de la Independencia y definitivamente abandonado el suelo patrio por las tropas francesas, fue repuesto en el trono Fernando VII en 1814; el comienzo de su reinado estuvo marcado por la penuria económica de un país devastado por el desgaste personal material y espiritual que había provocado el invasor francés. Y Sevilla no fue en modo alguno ajena a las secuelas del conflicto bélico y de la epidemia del inicio de la centuria: declive demográfico, escasez de recursos y menesterosidad, son notas definitorias de la capital hispalense en este periodo.

Sevilla, cien años sin el manto de la Hermandad del Valle de 1905
Alejandro Márquez

En la Semana Santa de 2019 se cumplen cien años de la última salida con la Hermandad del Valle del manto de José Ordóñez y Patrocinio Vázquez. Desde entonces, la prenda forma parte del atavío procesional de la imagen de Nuestra Madre y Señora de los Dolores, titular de la Hermandad onubense de la Oración en el Huerto. Este centenario representa una ocasión propicia para acercarnos a una pieza que constituye una de las cumbres del bordado para cofradías, pero que aún no ha sido estudiada en profundidad.

La desconocida “intervención” de la Estrella de Triana
Daniel Villalba Rodríguez

En 1896 Marcelo Spínola y Maestre, arzobispo de Sevilla, animaba a los párrocos y rectores de las iglesias de Sevilla «para que cuidasen de la restauración y conservación discreta e inteligentemente ejecutada, de los objetos de arte, que hubiese en sus templos». El prelado, confiado en el cumplimiento de su deseo por parte de los sacerdotes y con el fin de darle oficialidad a su empeñó, llevó a cabo la creación, el 3 de agosto del año siguiente, de la «Comisión Diocesana de arte religioso, que tenga a su cargo el estudio y exámen de las riquezas artísticas de nuestros templos; que se entere de su estado, que nos dé cuenta de lo que vea y observe, y que proponga los medios de evitar la destrucción y de lo que peligre, de procurar su conservación y de hacerle recobrar en cuanto posible sea, su belleza primera y su primera frescura». En ese mismo día quedó constituida la citada delegación, que contó con el «Ilmo. Sr. D. Cayetano Fernández, Dignidad de Chantre de esta Sta. Iglesia Catedral y Académico Preeminente de la de Buenas Letras» como «Presidente, M. I. Sr. D. Bartolomé Romero Gago, Canónigo, Sr. D. Manuel de la Peña Fernández, Presbítero, Autor de una obra muy estimada de Arqueología Cristiana y ex Catedrático de esa asignatura en el Seminario, Sr. D. Juan Muñoz y Pabón, Cura de la Parroquia de Santiago de esta capital y Catedrático del Seminario, Sr. D. Virgilio Mattoni, distinguido pintor» y el «Sr. D. Adolfo López, escultor». Esta comisión, celosa por cumplir los deseos que movieron a Spínola la creación de la misma, sigue vigente en nuestros días, si bien las hermandades sevillanas no siempre han contado con su beneplácito oficial a la hora de intervenir a sus imágenes titulares ya que las restauraciones clandestinas, a nivel general, han existido desde antaño como, por ejemplo, el caso que vamos a exponer a continuación de la Hermandad de la Estrella. Muchas de estas intervenciones, llevadas a cabo por un restaurador o por personas profanas en la materia, quedaron generalmente en el olvido por el acuerdo verbal entre la hermandad y el autor o incluso fueron registradas en los libros de actas pero sin citar su artífice, suponemos que por aquello de la intimidad, pensando por tanto que aquel trabajo jamás saldría a la luz. La avanzada tecnología que existe hoy día con los estudios que previamente se le realizan a la imagen antes de una nueva restauración, han servido en muchos casos, entre otras cosas, para dar luz a estas intervenciones, llegando a saber que la talla en cuestión fue sometida a una restauración en un momento determinado o incluso para desvelar el nombre del autor que realizó la imagen que hasta el momento se tenía como anónima o atribuida a un escultor que finalmente nada tenía que ver con su paternidad escultórica.

Veinticinco años de un número uno
José Cruz Marín

Echemos la vista atrás, a mitad de la década de los 90 del siglo pasado. Años en los que las cuñas publicitarias radiofónicas de las emisoras principalmente locales nos acercaban cual pregonero a la Semana Santa, anunciando las novedades musicales que las diferentes casas discográficas lanzaban al mercado cada Cuaresma. Lanzamientos que por entonces eran numerosos cada año, y que con el paso del tiempo, condicionado en gran medida por la caída en las ventas, el pirateo o el nacimiento de nuevos soportes para su adquisición, ha sufrido un notable descenso, de tal manera que cada vez son más espaciadas en el tiempo las grabaciones de marchas procesionales. De aquellos años, en los que probablemente se encuentre el gen del boom de las bandas, que sobre todo comienza a hacerse más latente a finales del pasado siglo y comienzos del actual, nos vienen a la memoria por su calidad numerosos discos, no obstante, por lo que supuso en cuanto a volumen de ventas, el más vendido en la historia de la música procesional, recordaremos uno en particular, que precisamente este año cumple veinticinco desde que vio la luz. Nos referimos a SoL, de la Banda de cornetas y tambores Nuestra Señora del Sol, cuya portada, muy reconocible, mostraba una imagen del antiguo mantolín de la cornetería y piccolos con la palabra SoL en oro en el centro de la misma. Un disco con la personalidad que caracterizó a la formación en equellos años y que, como peculiaridad, se mantuvo durante semanas en el número 1 de ventas de la prestigiosa Virgin Megastore de la calle Sierpes, quintuplicando las ventas de las bandas de música, que hasta la fecha coparon el mayor volumen.